Noticias

Investigadores de la UNLP crearán un banco local de levaduras para reducir costos a cerveceros

Permitiría disponer de mayor cantidad de variedades y a su vez disminuir los costos de producción. Es un proyecto del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos.

En Argentina, y especialmente en nuestra región, la industria de la cerveza artesanal ha crecido de manera vertiginosa en los últimos años, generando un salto cuantitativo en lo referente a calidad y diversificación del producto. Sin embargo, la actividad encuentra muchas limitaciones a la hora de crecer a gran escala.

Una de las principales trabas es que la levadura – uno de los principales insumos para la elaboración del producto- es importada.Atentos a esta problemática que afecta a cientos de pymes, investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata trabajan en la conformación de un banco local de levaduras líquidas, que permitiría disponer de mayor cantidad de variedades y a su vez disminuir los precios de producción. Una doble ventaja: sabor propio y característico, a menor costo.

Desde el Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (CIDCA- UNLP-CONICET- CIC) buscan sumar innovación productiva y tecnológica en el proceso de fermentación para obtención de cerveza, diversificando la matriz productiva, jerarquizando el valor de los productos obtenidos, disminuyendo su costo y aportando a la sustitución de importaciones.

Todo un desafío que abre enormes expectativas para los productores nacionales.Si bien la industria cervecera ha cobrado impulso a lo largo y ancho del país, en la ciudad de La Plata logró una singular expansión.

Así logró transformarse en un polo cervecero de referencia, que hoy nuclea a más de 300 productores. Sin embargo, a la hora de diversificarse, la actividad encuentra fuertes limitaciones asociadas al suministro de insumos y equipamiento ya que, en su mayoría, se trata de productos importados.

En el caso de la provisión de levaduras, la totalidad de la oferta disponible es importada, en formato liofilizado -un proceso similar al deshidratado-. Y aquí la desventaja no sólo tiene que ver con el aspecto económico.

Esta modalidad permite disponer de muy pocas variedades de levaduras, lo que termina por limitar fuertemente la diversificación característica de la producción.

Sofía Sampaolesi, una de las responsables del proyecto, explicó que “los fermentos liofilizados importados suelen estar conformados por varias cepas, cuyas características tecnológicas no son conocidas.”La conformación de un banco local de levaduras líquidas permitiría disponer de mayor cantidad de variedades, caracterizadas para lograr la formulación de fermentos multicepas, que permitan elaborar un producto con notas distintivas. De este modo, los productores dejarían de quedar atados a la importación y, a su vez, podrían elaborar un producto distintivo en cuanto a su sabor y calidad.

Related posts

Se rompió una estación de bombeo de ABSA en 120 y 32 y faltara agua en la zona norte de La Plata

admin

Competencia internacional: una App para ganaderos diseñada por alumnas de la UNLP pasó a la gran final

admin

Detuvieron a un violador tras dos años de investigación en La Plata

admin

Las ventas minorías cayeron por undécimo mes consecutivo y las pymes piden asistencia

admin

Avanza el histórico Plan de iluminación LED: El Municipio ya instaló más de 28 mil nuevas luminarias

admin

El Municipio secuestró 12 vehículos durante el fin de semana

admin

Leave a Comment