Noticias

La Plata: rechazaron la excarcelación de Etchecolatz en cuatro causas

El ex comisario pidió el beneficio porque considera que cumplió 23 años detenido y superó los 20 previstos en la ley vigente. Para ello, sumó el tiempo de detención en cada causa. El TOCF 1 de La Plata aplicó la doctrina de la Corte Suprema en el caso “Acosta”, que indica que la detención cautelar debe computarse por separado.

Las presentaciones de quien fuera director general de Investigaciones de la policía provincial, actualmente detenido en el hospital de la cárcel federal de Ezeiza, fueron formuladas en las causas conocidas como “Circuito Camps” y “La Cacha”, en las que recibió condenas a prisión perpetua, y en otras dos causas en las que aguarda el juzgamiento por crímenes cometidos en procedimientos realizados en jurisdicción de los juzgados federales de Lomas de Zamora y en el centro clandestino de detención “El Infierno”, que funcionó en la Brigada de Lanús.

En las tres primeras causas, los jueces subrogantes Roberto Lemos Arias y Ricardo Basílico consideraron -en línea con la postura de la Unidad Fiscal que interviene en los procesos por crímenes de lesa humanidad- que “no se encuentra cumplido el requisito temporal” porque de acuerdo con la doctrina del máximo tribunal del país “esa estimación deviene errónea en la medida en que la detención cautelar ha de computarse por separado, para cada expediente en que ella se verifica, tal y como lo ha dejado aclarado la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el fallo ‘Acosta'”. En la causa de la Brigada de Avellaneda, el juez Basílico lideró con iguales argumentos el acuerdo al que adhirieron los jueces Nelson Jarazo y Alejandro Esmoris.

Los camaristas receptaron los argumentos de los dictámenes formulados por los fiscales generales Hernán Schapiro y Gonzalo Miranda y el auxiliar fiscal Juan Martín Nogueira y, en ese sentido, remarcaron que el máximo tribunal “con claridad señaló que no han de confundirse los criterios de conexidad procesal con los que hacen a la unidad y pluralidad de delitos, contemplados en los códigos de forma y fondo, respectivamente”.

“No corresponde la suma del tiempo registrado en prisión preventiva con el contabilizado en calidad de condenado ya que, proceder de esa manera importaría actuar contra legem pues, no hay normativa que así lo prevea. A su vez, significaría desconocer la única herramienta jurídica de la que dispone el ordenamiento para arribar a una única respuesta punitiva cuando, por el motivo que fuera, no se aplican las reglas del concurso, esto es, el procedimiento de unificación de condenas o penas, según corresponda”, indicaron los jueces.

Etchecolatz había presentado su solicitud “in forma pauperis”, es decir, sin la participación de su abogado defensor, y planteó que llevaba 23 años detenido sumando el tiempo detenido en todas las causas desde la década del ‘80. Por tanto, indicó, supera los 20 años previstos en la ley procesal vigente y en la ley penal -la más benigna- aplicable.

La defensa del ex policía es ejercida en esta instancia por el defensor público oficial Gastón Barreiro, quien fundó técnicamente el pedido de excarcelación y lo tradujo en la solicitud de libertad condicional. Argumentó que Etchecolatz pasó más de veinte años detenido, si se suma el tiempo en cada causa en la que se lo privó de la libertad, y remarcó que el imputado observó los reglamentos carcelarios. Añadió que su pedido tiene un sustento mayor cuando la libertad condicional se solicita con fundamento en el cumplimiento del requisito temporal, pero en base a una detención cautelar, sin condena firme. De hecho, de las siete condenas dictadas a Etchecolatz se encuentran firmes las tres primeras.

Etchecolatz fue condenado en siete oportunidades por crímenes de lesa humanidad: en 1986, a 23 años de prisión en la denominada “causa 44” o “Camps”; en 2004, a 7 años de prisión -reducida luego a 4-, por la apropiación de una hija de desaparecidos; en 2006, a reclusión perpetua en la conocida como “causa Etchecolatz”; en 2012, a prisión perpetua por el “Circuito Camps”; en 2014, a perpetua por un doble homicidio en el marco de la causa “La Cacha”; en 2016, a 25 años de prisión por el secuestro y las torturas Daniel Favero y Paula Álvarez; y en 2018, a prisión perpetua por el CCD “Puente 12”. Además, Etchecolatz se encuentra actualmente procesado en causas que tramitan en Lomas de Zamora y en La Plata, y está siendo juzgado por los crímenes en la Brigada de Investigaciones de San Justo.

Related posts

La Unidad Carcelaria de Olmos renovó su sector para abogados y reclusos

admin

Elecciones 2019: Garro denunció roturas de boletas y Saintout afirmó que está todo tranquilo

admin

Robaron una moto, una bicicleta de alta gama, dinero y un celular, pero cayeron en Villa Elvira

admin

El Museo de Ciencias Naturales de La Plata se suma a la Tercera Edición Nacional de los Monumentos

admin

La Plata tuvo una destacada participación en los Juegos Bonaerenses

admin

Ante eventuales lluvias, la Municipalidad refuerza los operativos y mantiene el monitoreo permanente

admin

Leave a Comment