Noticias

Médicos bonaerenses rechazan el pago en cuotas del aguinaldo

La evolución de la pandemia por coronavirus entraña una gran preocupación para todos. El incesante incremento del número de casos día tras día avizora semanas muy complicadas por venir.

Habiendo superado la cifra de dos mil contagios en un día y con cerca de treinta fallecimientos diarios, las perspectivas son de una gran inquietud. La ocupación de camas hospitalarias, en particular en las terapias intensivas, viene creciendo sustancialmente, lo que se observa con agudo detalle, ya que de ello dependerá la capacidad de brindar las respuestas adecuadas en las situaciones más complejas.

A contramano de lo que debiera ocurrir, la movilización de una importante cantidad de personas en la vía pública y en los transportes, como consecuencia de la apertura de numerosas actividades no esenciales, constituye una innecesaria contribución a la difusión del virus. Sabido es que la región metropolitana es la más afectada, teniendo en cuenta la gran concentración de población en un territorio relativamente pequeño, siendo allí donde hay que extremar los cuidados y definir acciones para que los contagios no se eleven exponencialmente.

Las diversas reuniones sostenidas por los funcionarios de los ámbitos nacional, provincial y de la ciudad de Buenos Aires no han arrojado hasta ahora decisiones sustancialmente distintas en lo que hace a modificar la fase de la cuarentena en la que estamos, cuestión que está en plena discusión. De cara a evitar que el número de pacientes afectadxs se convierta en inmanejable y bregando por la priorización del aspecto sanitario por sobre el resto de las problemáticas, se deberían incrementar las restricciones a la circulación de la población, disminuyendo las posibilidades de más contagios y más situaciones de afectación de la salud.

Para ello, será indispensable profundizar la ayuda a los sectores más comprometidos por la pandemia, disponiendo los recursos para subsidiar universal y suficientemente a quienes lo necesiten, protegiendo el trabajo, evitando efectivamente despidos, suspensiones y rebajas salariales, así como avanzando en medidas que suspendan el pago a los acreedores externos y graven las grandes fortunas y las rentas. A la vez, se debiera comenzar a revisar el actual esquema tributario, de un claro carácter regresivo, a fin de generar las condiciones para contar con los fondos que se requieren para el abordaje de la pandemia y una distribución más justa de nuestras riquezas.

El sistema de Salud de nuestro país padece una debilidad estructural. El desfinanciamiento del sector público, los intentos de privatizaciones y arancelamientos a través de distintas vías, la persistencia de planes focales, la precarización laboral, la fragmentación y el menosprecio por el primer nivel de atención son, entre otras, decisiones políticas que se han mantenido a lo largo de muchos años, con el consiguiente deterioro que hoy padecemos. Los esfuerzos por mejorar la situación en los meses iniciales de la pandemia chocan de frente contra una realidad que no puede ser resuelta si no se arbitran los medios necesarios para ello.

Related posts

Sindicalismo: Oscar De Isasi saludo la formula presidencial encabezada por Alberto Fernandez y llamo a construir consensos

admin

Hallan en la Patagonia un reptil marino de 150 millones de años que arroja pistas sobre su adaptación al medio acuático

admin

El Banco Provincia lanzo nuevos préstamos a PyMES por 15 mil millones de pesos

admin

Otro imprudente al volante genero un accidente con heridos en 13 y 526, cruzo en rojo y choco

admin

Comedor Universitario: La venta de ticket comenzara el 13 de febrero y el 18 ya se podrá usar

admin

Venta ambulante: El Municipio desplegó diversos operativos para desalentar la venta ilegal callejera y hubo incidentes con la policia

admin

Leave a Comment